EL FUTUR DE L'ARQUITECTURA

La situació estratègica de la construcció a Espanya en el moment actual és que hi ha un parc d'immobles sobresaturat per a la demanda que necessitem. Referint-nos exclusivament a l'habitatge, ja en el 2011 s'estimava que existien 3.417.000 habitatges buits, el que suposava el 13,2% del parc que ascendia a 25.837.108 habitatges.
¿Como nos influye la situación de la construcción en el ámbito de la arquitectura?
Si del periodo de 1991 al 2001 extraemos el ritmo de la construcción de viviendas que paso de 17,206 millones a 20,946 millones en 10 anys, que supone un incremento anual aproximado del 2%, en el periodo de 2002 al 2008 paso de 21,772 millones a 26,230 millones, el que es un incremento del 4% anual reduciéndose ya en el 2009 al 3%.
La evolución del censo de población en España es de los 36,683 millones de habitantes en 1981, a los 38,872 de 1991 -3,2% a 10 años-, que en 2001 alcanzo los 40,847 millones -5,1%-, y ya en la ultima década evoluciono hasta los 46,116 millones, que supone el 12,9% de incremento poblacional, y presumiblemente no incrementará apenas en el próximo decenio, para posteriormente decrecer, según los datos de censo analizados. (datos del INE)
Si la producción de viviendas, tuviese una relación directa con la necesidad global del país, no haría falta la realización de nuevos edificios en la siguiente década, en tanto en cuanto no se diese uso a los existentes, dado que si recuperamos la situación de los años 1991 1 2001, en que la demanda se estimaba en el 2%, exactamente necesitaríamos 10 años sin edificar para ocupar el parque de viviendas disponibles.
Pero evidentemente, teniendo en cuenta el gran incremento de población de la década pasada, que en su momento demandará nueva vivienda, y debería absorber parte del actual excedente en un plazo medio, y que además la realidad es que la demanda no es homogénea en el mercado nacional, pues aun cuando en el mercado existen suficientes edificios para cubrir las necesidades futuras, esto no es cierto si hacemos participe al factor ubicación del bien inmueble demandado, que es determinante para la actividad que se necesita, bien sea esta residencial, administrativa, comercial o de servicios públicos.
Ante esta característica peculiar de los inmuebles, es decir su inmovilidad, es presumible que si la situación económica se supera (acceso al crédito), se podría mantener una producción básica en la siguiente década que homogeneice el territorio en función de la demanda espacial especifica, que podría situarse en torno a ese 2% de renovación, a la par que es absorbido el excedente mediante el 2% anual hasta alcanzar en la década ese 13,2% excedentario.

Por Mario Pírez Fernández. Arquitecte