¿Casas o contenedores?

¿Contenedores marítimos convertidos en viviendas? Sin duda, la construcción está tomando matices cada vez más distantes de las tradicionales casas de ladrillo. Las casas-contenedor son viviendas modulares y transportables edificadas con containers, que se entregan al cliente totalmente amuebladas y equipadas.

Una de sus mayores ventajas es que se puede cambiar la ubicación cuando sea necesario por cualquier cambio de personal o finalización de obra. Su formato hace el transporte tanto marítimo como terrestre más fácil, incluso volviendo a desplazarlo de país.

Existe un vacío legal en cuanto a la naturaleza de estas viviendas, por lo que en principio podrían colocarse en terreno rústico, aunque siempre acudiendo previamente al ayuntamiento de la localidad donde se quiera ubicar. El problema de instalarse en este tipo de lugar es que debería justificarse que son bienes muebles, por lo que no podrían hipotecarse.En general, para las estructuras de estas construcciones (paredes, suelo, tejados), los fabricantes garantizan un mínimo de 10 – 15 años, pudiéndose extender mucho más en el tiempo.

Las principales desventajas de una vivienda contenedor son las siguientes:

  • Aislamiento

Los contenedores de carga están hechos de acero, el cual es un buen conductor de calor. Por ello, una casa hecha de este material pierde el calor rápidamente. Con el fin de compensar esta pérdida, es necesario invertir en un buen aislamiento.

  • Contaminantes

Puesto que en el pasado estos contenedores han transportado muchos tipos diferentes de cargas, pueden tener restos de contaminantes, los cuales podrían incluir productos químicos, gases tóxicos y pinturas. Por esta razón deben ser completamente pulidos y lavados antes de ser utilizados para un alojamiento, un procedimiento que consume mucho tiempo.

  • Herrumbre

Cualquier metal que contenga cantidades de hierro comenzará a oxidarse bajo ciertas condiciones, y el acero no es una excepción. La humedad, la lluvia y la nieve se pueden combinar para acelerar el proceso de oxidación, lo que provocaría agujeros en las paredes y el suelo.

  • Espacio

Una vez terminada, una casa de contenedor de carga no ocupa mucho espacio. Durante la construcción, sin embargo, se necesita una cantidad significativa de espacio libre. En primer lugar, se requiere el espacio suficiente disponible en el sitio de construcción para los contenedores que se recibirán e instalarán. Estos deben ser trasladados con grúas y otros equipos pesados, que necesitan de espacio para maniobrar y moverse. En segundo lugar, la modificación de los contenedores de carga requiere de espacio libre alrededor del área de construcción. Ya que el acero se corta y las unidades se ensamblan, se debe tener espacio suficiente para que operen los soldadores y para manipular sopletes y otras herramientas.

A pesar de estos pequeños inconvenientes, son casas muy prácticas y fáciles de montar. De hecho, actualmente existen hasta guías online para construirse uno mismo estas viviendas contenedor o montar un negocio de este tipo.

casas contenedor

 

 

 

Share Twittear Share Menéalo Menéalo