Eficiencia energética

 

Apostamos por la construcción eficiente como una forma de ahorro energético, económico para nuestros clientes, y ecológico para el medio ambiente. Por ello, nuestras viviendas se construyen en base a los estándares de construcción de una Casa Pasiva, o PassivHaus.

 

¿Qué es una casa pasiva?

Una vivienda pasiva es aquella en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática (aprovechamiento de la luz solar, materiales ecoeficientes de aislamiento, sistemas de climatización de bajo consumo, una construcción al detalle y hermética), con el fin de mantener la casa en una franja de temperatura lo más óptima posible durante todo el año. Esto hace, que sólo sea necesario un mínimo aporte de calor, o de frío, para alcanzar la deseada sensación de confort.

Es necesario apostar por la mejora de la eficiencia de los hogares. La inversión necesaria para la construcción de sistemas y materiales eficientes se amortiza fácilmente en un periodo de tiempo razonable, a través de la reducción de las facturas en climatización.

 

¿Cómo se consiguen estos altos niveles de ahorro energético?

Para conseguir esta reducción del consumo energético, la casa pasiva se apoya en cuatro pilares básicos:

  • Gran calidad de los sistemas de aislamiento de la vivienda para evitar la pérdida de calor y la entrada de corrientes de aire.
  • Alto nivel de estanqueidad en toda la casa.
  • Sistemas de ventilación forzada que renuevan el aire cogiéndolo del exterior y recuperando el calor del interior en un 93%.
  • Sistemas de calefacción y refrigeración por Aerotermia, que se aprovecha para la obtención de agua caliente sanitaria.

Estas soluciones, que se integran sin afectar a la estética y distribución de las viviendas, se llevan desarrollando desde hace dos décadas en el norte y centro de Europa. Actualmente, se está experimentando un fuerte crecimiento en España, con un Passivhaus adaptado a los diferentes climas de la península. El ahorro energético es una tendencia que viene para quedarse, ya que todos los hogares acabaran aplicando estas técnicas en el futuro, ya sea por ley, o por costes.

 

¿Cuánto se puede ahorrar en términos económicos?

Una casa convencional consume unos 100 vatios/m2, mientras que nuestras viviendas consumen entre 15 y 35 vatios/m2. Esta reducción de entre el 85% y el 65% del consumo energético se traduce en un ahorro medio de entre 850 € y 650€ al año en calefacción por vivienda.

 
 
Eficiencia energética del hogar