La Revolución de la Construcción: Viviendas Industrializadas

La crisis en el mercado inmobiliario se ha convertido en una clara evidencia de la decadencia de los sistemas de construcción tradicionales. Esto ha hecho que surjan nuevos modelos más económicos, precisos y sobre todo eficientes y ecológicos. Un ejemplo de esta revolución en el sector es la denominada construcción industrializada.

¿Cuáles son las principales ventajas de la construcción industrializada frente a la tradicional? En primer lugar, su forma de fabricación: en vez desplazarse el taller al lugar de la obra, las diferentes partes de las viviendas se producen en fábricas. Esto asegura una mayor precisión en los acabados y evita los clásicos errores de puesta en obra.

En cuanto al plazo de finalización, una vivienda tradicional puede llegar a demorarse dos o tres años. A pesar de que se nos asegure un tiempo menor, esas inevitables imprecisiones de las que hablamos anteriormente suelen alargar el proceso más de lo estimado. En cambio, la vivienda industrializada está formada por módulos fáciles de transportar y ensamblar, lo que reduce el tiempo a unos pocos meses.

Casa DOS UNO+UNO

Como es bien sabido, este tipo de construcción es mucho más económica que la tradicional. Además, lo que resulta especialmente atractivo es que los precios son completamente cerrados, sin posibilidades de que sufran esas temidas subidas de precio de última hora. Al tratarse de un proceso tan preciso, el presupuesto que se facilita al cliente es totalmente transparente y fiable.

Sin embargo, no hay que confundir precios económicos con la calidad. Los materiales de construcción son mucho más sostenibles e innovadores. Las viviendas están formadas por bloques sencillos y rotundos, pero con unos acabados de alta calidad y prestaciones. Los elementos con los que se construye el edificio son elementos industriales, que permiten optimizar tiempo y mejorar acabados, en un proceso que podríamos definir como de Arquitectura en Seco.

No menos importante es la contribución al medio ambiente de este innovador proceso industrializado de alta calidad. Las viviendas se caracterizan por el alto grado de aislamiento y estanqueidad, consiguiendo un importante ahorro energético y sostenibilidad en el marco de la construcción.

Por último, uno de los grandes atractivos que lleva a la gente a construir una vivienda modular es su flexibilidad. Estas casa evolucionan junto con las necesidades de sus propietarios, ya que se pueden ampliar y reducir añadiendo o eliminando módulos.

 

Quizás hemos malinterpretado la situación actual. A lo mejor no estamos viviendo una gran crisis en el sector de la construcción… ¡sino una gran revolución!

casa unounouno casa unodos

Escrito por: Marta S. Pírez Polanco