QUEDARSE O EMIGRAR… RESISTIR!!!

La crisis del sistema económico mundial ha golpeado de lleno a nuestra profesión. Especialmente en aquellos países, como el nuestro, apoyados fuertemente en la industria del “ladrillo”.

La postura inicial del arquitecto, joven y no tan joven, fue la de esperar ingenuamente a que todo pasara en un tiempo prudente, a la expectativa, sin reaccionar y sumiéndose en una dinámica de abandono… pensando “mal de muchos…”.

Pero viendo que la cosa va para rato y aumenta el ambiente pesimista, surge el dilema…

Quedarse… los jóvenes, formándose hasta el infinito, siendo la generación con mejor currículo de la historia… y los no tan jóvenes, por una parte, cerrando el estudio y esperando tiempos mejores, intentando sobrevivir de las rentas pasadas; y por otra, sincronizándose con la desaceleración de la actividad, reduciendo sus estudios al mínimo personal necesario, y ajustando los salarios de los currelas al máximo…

O emigrar… los jóvenes saliendo a países varios, la mayor parte de las veces con sueldos precarios… y los no tan jóvenes, lanzándose a la búsqueda de nuevos mercados, intentando pillar cacho de algún pastel sin repartir…

Como vemos, el instinto último del ser humano le lleva a sobrevivir y resistir, adaptándose al medio y a los nuevos condicionantes de formas diversas. Pero es necesario, que de vez en cuando, se alimenten las motivaciones diferentes de cada uno, para no desfallecer en el camino… Por eso, exposiciones como “PLAYS” de Juan Carlos Arnuncio, en el Patio Herreriano, junto con el ciclo de conferencias asociado, son, como decía Leopoldo Uría en la última, una bombona de oxígeno y una inyección de urbason para un asmático en plena crisis… de asma.

Uría mostraba que, a lo largo de los tiempos, muchos arquitectos se adaptaron a parones profesionales impuestos, que no minaron su moral y supieron coger aire de diferentes modos, como mecanismo de supervivencia.

En conclusión, tenemos que saber aprovechar este momento, ver el lado positivo y evolucionar, reinventarse, y si el dilema actual de nuestros profesionales es seguir esperando a que pase el temporal o marcharse con aire fresco a otros lugares… yo pienso, como decía Iván Ferreiro en Turnedo:

“…quedarse y aguantar

marcharse y aguantar…”

quedarse o emigrar… que más da!!

lo importante es RESISTIR!!!!

Por Jaime San José González (arquitecto)